• Cirugía estética, plástica y reparadora by Clínica ServiDigest - Barcelona

Reducción de pecho

Un pecho más proporcionado y armónico

Duración

3 horas

Hospitalización

1 día

Precio

5.900 €

reducción de pecho barcelona

PEDIR INFORMACIÓN O CITA GRATUITA

Con la reducción de pecho...

La reducción de pecho es la operación para disminuir el tamaño de los senos eliminando grasa, tejido mamario y piel. El resultado son unos pechos más pequeños y firmes.

Con la reducción mamaria se consigue un pecho más proporcionado y armónico. En la mayoría de casos se suele reducir también el tamaño de la areola.

La mamoplastia de reducción soluciona la denominada hipertrofia mamaria o gigantomastia. Se trata de un excesivo volumen de los senos por un importante desarrollo de la glándula mamaria y/o acumulación de grasa.

El crecimiento excesivo de las mamas puede aparecer en pacientes jóvenes (hipertrofia juvenil), variando las características del tejido mamario en función de la edad de la paciente o acompañado de caída del pecho (hipertrofia con ptosis). En ocasiones se asocia a la obesidad, pero también puede aparecer en mujeres delgadas.

Además de las cuestiones estéticas, unas mamas grandes tienen consecuencias físicas y funcionales en la paciente como dolor de espalda, hernias dorsales y cervicales, irritaciones de la piel debajo de la mama y problemas respiratorios. La reducción mamaria puede acabar con estos problemas.

Candidatas a una reducción de pecho

La reducción mamaria mejora las patologías y molestias asociadas a tener unas mamas muy grandes como las mencionadas anteriormente.

Además, a partir de la intervención, la paciente mejora su percepción estética y no se siente condicionada a la hora de vestir determinadas prendas. La paciente suele tener una aceptación muy rápida de su nueva anatomía y enseguida se adapta a sus nuevas dimensiones corporales.

La reducción de pecho mejora la calidad de vida de la paciente, ya que permite sentirse a gusto con su anatomía, cómoda y sin dolores ni molestias, lo que mejora la autoestima y hace más feliz a la paciente.

La mamoplastia de reducción en pacientes muy jóvenes, se debe indicar cuando ha terminado su desarrollo físico y tiene una madurez suficiente para entender las repercusiones positivas y negativas de someterse a esta cirugía.

¿En qué consiste la reducción de pecho?

La cirugía de reducción mamaria consigue adecuar el tamaño de las mamas tanto física como estéticamente, ya que simultáneamente a la reducción se realiza una elevación y remodelación del pecho, obteniendo además una mayor firmeza.

En ocasiones, se asocian técnicas complementarias para mantener el relleno del polo superior de la mama, del escote, mediante la propia mama o con injerto de grasa.

Esta intervención se realiza bajo anestesia general y consiste en la extirpación del exceso de la glándula mamaria, tejido graso y tejido cutáneo.

En primer lugar se realiza la recolocación de la areola y el pezón, para, posteriormente, eliminar la piel sobrante y remodelar el pecho. Cuando la piel tiene buena elasticidad, o la reducción es pequeña y el pecho está poco descolgado, las cicatrices se practican cercando la areola mamaria y en vertical. Si la reducción mamaria es importante, la intervención suele dejar una cicatriz en forma de “T” invertida que con el tiempo queda muy disimulada.

Este procedimiento dura aproximadamente tres horas y precisa de ingreso hospitalario de 1 día de estancia.

Postoperatorio y Recuperación

El postoperatorio de la reducción de mamas no es doloroso, aunque durante los primeros días se pueden sentir molestias. El vendaje se retira pasada una semana y se indica el tipo de sujetador que conviene utilizar hasta que se le indique lo contrario. Se recomienda sesiones de drenaje linfático manuales para una mejor recuperación.

La reincorporación a la actividad habitual de la paciente se puede empezar a las dos semanas del procedimiento.

Cicatrices en un aumento de pecho

La cicatriz más habitual es en forma de T invertida. Es decir, una cicatriz alrededor de la areola, una vertical hasta el surco submamamario y otra en el surco de la mama. Con los adecuados cuidados postoperatorios, en algunos meses las cicatrices pueden ser prácticamente imperceptibles.

La cicatriz peri-areolar rodea todo el perímetro de la areola por lo que su visibilidad es muy escasa. Si es necesario, puede pigmentarse con micropigmentación.

La cicatriz vertical es la que presenta más visibilidad inicialmente ya que no se practica sobre ningún pliegue natural. Pasados unos meses, es prácticamente imperceptible, debido a la distribución de la tensión que se realiza con la sutura subcutánea y con el patrón de reducción.

La cicatriz del surco se confunde con el surco natural de la mama y al no llegar al extremo de los mismos, no se aprecia prácticamente.

Las cicatrices a pesar de que son largas y los primeros meses pueden estar enrojecidas, se suavizan con el tiempo hasta hacerse prácticamente invisibles en el 80% de los casos.

Contraindicaciones

Los riesgos o complicaciones tras la reducción de mamas son muy poco frecuentes.

La formación de cicatriz hipertrófica o queloide es improbable con las técnicas de sutura que se utilizan actualmente y los cuidados de la cicatriz que le recomendaremos en el postoperatorio.

En cuanto a la recolocación de la areola-pezón, en ocasiones es necesario separarlo parcialmente del tejido mamario que lo rodea. Esta separación de los tejidos puede provocar en muy pocos casos la pérdida de sensibilidad y la incapacidad para la lactancia.

La sensibilidad en la areola y el pezón se recupera habitualmente en el trascurso de las primeras semanas después del procedimiento de reducción mamaria.

En las mamas muy grandes o muy caídas, puede no recuperarse completamente la sensibilidad del pezón, especialmente la sensibilidad erógena, aunque es un riesgo muy infrecuente.

Aunque los resultados de la reducción mamaria son muy satisfactorios, hay que tener en cuenta que ciertas situaciones, como las oscilaciones de peso y los embarazos pueden modificar la forma de la mama, apareciendo asimetrías o diferencias de volumen, forma o altura de las mamas.

¿Cuál es el precio de una reducción de pecho?

El precio de la reducción mamaria en Servi Estétic es de 5.900 €.

Si estás pensando en hacerte una operación de reducción de mamas en Barcelona, ven a vernos.

La primera cita de valoración es gratuita. Un especialista en cirugía estética te atenderá, evaluará tu caso y aclarará todas tus dudas sobre esta cirugía mamaria.

Llámanos al 625 334 334, o escríbenos vía formulario y nos pondremos en contacto contigo.

También podemos atenderte y darte más información sobre la reducción de pecho por WhatsApp, tú decides 😉