• Medicina y cirugía estética, plástica y reparadora by Clínica ServiDigest - Barcelona

Mamas Tuberosas

mama tuberosa

Mamas Tuberosas

Mamas Tuberosas 768 513 ServiEstètic

Las mamas tuberosas, también conocidas como mamas tubulares, presentan una malformación en la base de la mama que se manifiesta como una anomalía en su desarrollo, especialmente en los polos inferiores y en laterales, que provoca que la mama crezca por la zona de mayor debilidad, mostrando ese aspecto tubular.

Esta malformación provoca que los pechos tengan una forma similar a un tubo en lugar de la forma redondeada habitual.

Las características principales que presentan las mamas tuberosas son:

  • Falta de desarrollo de la mitad inferior del seno en comparación con la parte superior.
  • Flacidez de las mamas debido a un pliegue inferior.
  • Areola más grande y dilatada.
  • Asimetría entre mamas y separación extraordinaria entre ambas mamas.
  • El tejido mamario presenta la misma forma desde la base hasta el final.
  • Forma cónica o tubular, debido a que su anatomía no se ha desarrollado bien.

Cirugía para tratar las mamas tuberosas

La cirugía estética mamaria permite corregir la malformación en su totalidad, garantizando resultados naturales.

Si se trata de una malformación especialmente leve, puede subsanarse mediante un implante. En mamas más afectadas se realiza una remodelación glandular completa para distribuir el tejido mamario lo más uniformemente posible y lograr que el pecho tenga un aspecto natural.

El procedimiento quirúrgico requiere una correcta remodelación de los cuadrantes afectados del pecho e incluso de la areola. El tipo de técnica empleada dependerá del grado de afectación de las mamas que presente cada paciente. Con la cirugía se consigue dar volumen y una forma redondeada a las mamas, modificando la areola (reduciendo el diámetro) y el pezón.

En la mayoría de los casos, la técnica se acompaña de una implantación de prótesis para proporcionar un mayor volumen.

Es una intervención que dura alrededor de dos horas aproximadamente y que precisa de ingreso hospitalario de 24 horas.

No obstante, no se trata de una cirugía que precise de un postoperatorio complicado, sino que la paciente puede incorporarse a su actividad habitual pasadas una o dos semanas.