• Medicina y cirugía estética, plástica y reparadora by Clínica ServiDigest - Barcelona

Dormir y descansar bien

dormir y descansar bien piel saludable

Dormir y descansar bien

Dormir y descansar bien 600 400 Dr. Martín Hernández Lobertini

Dormir y descansar bien (un mínimo de 8 horas), hace que la piel se mantenga saludable y luminosa.

Las horas de sueño ayudan a regenerar y conservar la epidermis y evita los brotes cutáneos que produce el estrés. En estos momentos de crisis y confinamiento, existen muchos factores que pueden dificultar conciliar el sueño ya que el momento del descanso es cuando la mente revive los miedos e incertidumbres que genera la situación actual.

Es especialmente importante mantener una rutina de descanso reparador. Aunque la piel no se exponga a los agentes externos habituales como los rayos del sol o la contaminación, no debemos olvidar que la ansiedad puede afectar la salud de la piel. Por eso, además de los cuidados habituales, tenemos que dormir las horas necesarias.

El mantener un sueño estable y constante no es nada fácil, la mayoría de la población manifiesta la irregularidad del descanso durante estos días, pero debemos intentar evitar la falta del mismo ya que produce estrés y altera el ritmo circadiano, lo que puede desencadenar brotes de enfermedades cutáneas.

Mantener la rutina cosmética habitual es importante durante este tiempo de confinamiento. Si además añadimos un sueño de calidad y reparador, conseguiremos que la piel luzca radiante al día siguiente, que los tejidos cutáneos se regeneren adecuadamente y las impurezas se reduzcan.

Desde ServiEstètic os ofrecemos unos consejos para conseguir un buen descanso y una piel renovada:

  1. Mantener la misma hora para despertarse y acostarse. La rutina es el mejor aliado para conseguir un buen descanso.
  2. Realizar actividad física para llegar a la hora de dormir con el cuerpo cansado, libre de tensiones y más relajado.
  3. Cuando decidimos ir a dormir, es imprescindible despejar la mente de obligaciones. La hora del descanso no es el momento para organizar la próxima jornada ya que la mente se sobrecarga de información. Es preferible hacer un calendario con la relación de actividades y horarios que tenemos que cumplir cada día con antelación.
  4. Mantenerse informado durante el día es inevitable y necesario, pero se debe limitar a una o dos veces al día, evitando hacerlo por la noche. La sobrecarga informativa, denominada infoxicación, está más presente que nunca y es uno de los factores que alteran el descanso.
  5. Evitar el uso de pantallas en el momento del descanso, ya que la luz que desprenden en la oscuridad confunde al sistema nervioso, que detecta la necesidad de dormir por el descenso de la cantidad de luz de las horas nocturnas. Lo que puede ayudar es utilizar una luz tenue y elegir actividades relajantes como la lectura o escuchar música.