• Medicina y cirugía estética, plástica y reparadora by Clínica ServiDigest - Barcelona

¿Cómo mantenernos saludables desde casa?

vida saludable

¿Cómo mantenernos saludables desde casa?

¿Cómo mantenernos saludables desde casa? 800 533 Dr. Martín Hernández Lobertini

Las claves para mantenernos saludables desde casa durante el confinamiento son: dieta sana, actividad física y cuidado de la piel. A continuación, desde ServiEstètic queremos ofrecer unos sencillos hábitos y rutinas que pueden ayudarnos a mantenernos saludables mientras dura la cuarentena.

Alimentación saludable. Estos días en los que permanecemos todo el día en casa nos puede llevar a comer por aburrimiento o ansiedad. Es importante que mantengamos una dieta saludable y los horarios habituales de desayuno, comida y cena, intentando en la medida de lo posible, no caer en la mala costumbre de picar entre horas y/o elegir alimentos procesados a modo de gratificación.

No obstante, si en algún momento sentimos apetito fuera del horario acostumbrado, debemos elegir opciones saludables como palitos de zanahoria, pepino, apio o trozos de manzana verde con piel. Otra alternativa es tomar infusiones o caldo depurativo ya que las bebidas calientes tienen efecto saciante sobre el organismo.

Actividad física. A pesar que desde el inicio del estado de alarma todos los gimnasios y centros deportivos han cerrado, estar en casa no debe ser excusa para dejarnos en manos del sedentarismo. Es importante plantearnos hacer deporte en casa para intentar mantener la actividad diaria que solíamos realizar. Mantenernos activos durante estas semanas nos aportará múltiples beneficios no solo a nivel físico sino también psicológico ya que al hacer ejercicio nuestro cuerpo segrega endorfinas lo que mejora nuestro humor y nuestro estado de ánimo.

Aunque las rutinas que practicábamos en el centro deportivo se han visto interrumpidas, en casa podemos seguir manteniéndonos en forma haciendo abdominales, sentadillas, bailando… Esto nos ayudará a quemar calorías, a oxigenar los músculos y a liberar endorfinas que calmarán nuestra ansiedad y nos harán sentir más relajados y felices.

Cuidado facial. Durante estos días no debemos descuidar el buen estado de la piel, especialmente la facial. A pesar de no estar expuestos especialmente a los agentes externos (contaminación, rayos solares…), nuestro rostro sigue precisando limpieza, hidratación y nutrición.

Debemos mantener la costumbre de limpiar la epidermis de la cara con una leche limpiadora suave y adaptada a cada tipo de piel. Tampoco podemos olvidar realizar una exfoliación una vez por semana, con un producto que elimine las células muertas de la piel y la suciedad más profunda. Para terminar la rutina de cuidado facial, no olvidemos aplicar un tónico, sérum y crema hidratante. En caso de pieles muy secas, tras la crema, se puede aplicar unas gotas de aceite nutritivo que sellará la hidratación aportada por el resto de productos.

Cuidado corporal. En cuanto a la higiene y cuidado de la piel del cuerpo, debemos empezar por utilizar un jabón que aporte vitaminas y nutrientes, para proteger la epidermis incluso durante el lavado. Se tiene que evitar los jabones muy fuertes que pueden destruir la capa de grasa natural que protege nuestra piel, dejándola reseca y enrojecida. Por otro lado, debemos mantener la temperatura del agua no demasiado caliente para evitar producir sensibilidad en la piel, deshidratándola. Lo mejor es tomar una ducha con agua tibia y, al finalizar, dar un golpe de agua fría para cerrar los poros y estimular la circulación. Tan importante como el lavado de la piel es el secado. Debemos hacerlo con toallas suaves, sin frotar con fuerza, pues esto podría resecarla o causar pequeñas lesiones. Lo ideal es secar suavemente dando ligeros golpes, especialmente si la piel es sensible.

Por último, no olvidar hidratar la piel después del baño con una crema adecuada para cada tipo de dermis (en el caso de pieles sensibles se aconseja productos con urea, que mejoran notablemente su salud y apariencia), lo que nos ayudará a proteger la piel del cuerpo creando una capa que la aísle de los factores externos. Además, las cremas hidratantes ofrecen reparación y nutrición que aportan suavidad y previenen problemas como las estrías o la sequedad.

La exfoliación de la piel también incluye la corporal. Este procedimiento debe hacerse una vez por semana, ya que los poros suelen llenarse de sebo y suciedad y, junto a las células muertas, afectan la salud y la apariencia de la epidermis. Por este motivo exfoliar la piel del cuerpo es un paso imprescindible para hacer que luzca mucho más suave y sana.