• Medicina y cirugía estética, plástica y reparadora by Clínica ServiDigest - Barcelona

Consejos para frenar el proceso de envejecimiento

envejecimiento piel

Consejos para frenar el proceso de envejecimiento

Consejos para frenar el proceso de envejecimiento 768 513 ServiEstètic

Desde ServiEstètic os ofrecemos algunos consejos para frenar el proceso de envejecimiento y combatir sus principales causas.

A medida que avanza el tiempo nuestro organismo empieza a notar una serie de problemas de salud que acompañan al proceso de envejecimiento.

Muchos factores actúan en este proceso: internos, emocionales y externos. Algunos de ellos se escapan de nuestro control, como la genética o la polución, pero hay otros que podemos modificar o eliminar.

Nutrición

Una alimentación saludable es fundamental para conservar un buen estado de la piel, el mayor órgano de nuestro cuerpo, y por supuesto, necesaria para frenar el proceso de envejecimiento de nuestro organismo y capacidad física.

Una dieta equilibrada que nos mantenga hidratados previene el envejecimiento, ya que el agua aporta turgencia a la piel y desintoxica el organismo.

Entre los alimentos de origen animal, la carne magra como el pollo, el pavo o el conejo, es una de las mejores fuentes de colágeno que podemos encontrar para que nuestro organismo disponga de los aminoácidos suficientes para que los cartílagos y las articulaciones estén en buen estado (es preferible evitar la carne roja para evitar las grasas saturadas que contiene).

Incluir pescado azul es ideal para la salud cardiovascular y también para la de la piel y los huesos, ya que su alto contenido en ácidos grasos omega 3 previene la oxidación celular. Otros productos como los huevos, la cebolla, frutos secos o los tomates, aumentan la producción de colágeno.

Los antioxidantes son sustancias naturales que frenan el envejecimiento y la producción de radicales libres, por lo que un consumo adecuado de antioxidantes, consigue retrasar el proceso de envejecimiento.

Eliminar hábitos tóxicos

El consumo de tabaco y alcohol produce un estrechamiento de los vasos sanguíneos que afecta a la correcta vascularización de la piel. Esto provoca que el nivel de oxígeno en sangre se reduzca, afectando la producción de colágeno y repercutiendo en la elasticidad y firmeza de la piel.

Exposición solar

Uno de los factores del envejecimiento cutáneo es la exposición solar que puede empeorar el aspecto y la salud de nuestra piel: los rayos UV actúan sobre las fibras de elastina, provocando flacidez y fragilidad. Es importante protegernos debidamente para minimizar los efectos de este tipo de radicación en cualquier época del año.

Manteniendo costumbres saludables y equilibradas, adoptando una alimentación correcta, una hidratación suficiente, evitando el tabaco y el alcohol, protegiéndonos de los rayos solares y practicando ejercicio físico de forma moderada, nuestra piel lucirá más joven y nuestro organismo más sano.